Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

Los Molinos de aceite del Valle de Lecrín



16 de Octubre de 2020


La producción de aceite como alimento es muy antigua en el Valle de Lecrín. Es debido a la gran cantidad de agua que hay por todas partes, proveniente del deshielo de Sierra Nevada y muchas horas de sol. Es un producto típico de la dieta mediterránea desde hace más de 6000 años.

Los árabes fueron los pioneros en esta labor a gran escala y para su fabricación, construyeron muchos molinos normalmente accionados por agua, y consiguieron un excelente producto.

El cultivo del olivo se hace habitualmente en bancales y llevando el agua de los ríos por acequias a dónde era necesaria.

Esta misma agua, era encauzada a los molinos para la fabricación tanto del aceite como de la harina. Algunos molinos también eran accionados por animales, se les denomina “de sangre”.

En la época medieval, había muchos molinos en el Valle de Lecrín, que detallamos a continuación, pero que con la industrialización, fueron desapareciendo, para dar lugar a las actuales almazaras que funcionan con electricidad.

De los molinos antiguos, destacamos por estar restaurados y en muy buen estado de conservación:

La almazara de Laserillas en Nigüelas, que consta de dos grandes prensas de madera, nave de aperos y aljibes, molino de agua, molino de sangre, atrojes y patio. Es un museo etnológico muy bien documentado y en perfecto estado de conservación. Es uno de los mejores conservados de Europa.

El Molino de Mondújar, con un gran patio, es un molino de los llamados de Torre. Se conserva perfectamente y se utiliza como sala de exposiciones.

El Molino del Sevillano en Acequias, restaurado con el proyecto Europeo Aramis, se ha convertido en museo y en centro de estudio dedicado al agua. Es de dos plantas, de los llamados de cubo. Es harinero y tenía adosado un horno de pan.

El molino de Misqueres en Padul, se ha convertido en un alojamiento rural y está en perfecto estado y funcionando con el agua que nace junto al molino. Es un museo etnográfico, dentro del alojamiento rural y perteneciente a la carta Europea medio-ambiental y de turismo sostenible.

El molino de Pinos del Valle es una antigua almazara, restaurada y que por ahora se utiliza como sala de usos múltiples. Está en el barrio bajo, frente a su Iglesia y junto a unos lavaderos públicos restaurados.

Los siguientes eran los molinos existentes en el Valle de Lecrín, según el Marqués de la Ensenada en la época medieval.

Padul: 3 molinos de harina ( Misqueres, Feliche y Seña Anica ) y uno de aceite.

Dúrcal: 4 de aceite y 6 de harina debido a una gran extensión de vega y que había mucha agua por el río Dúrcal. Molino Alto, Restaurante el Molino (hoy en ruinas), molino junto al Puente Romano, Molino de Doña Juana hoy Granja Escuela, el Molino de Lecrín, El Molino del Puente, hoy alojamiento rural y restaurante, La fábrica de orujo de los señores Martin y Ferrer; la de Antelos y la de Celestino Echevarría.

Cozvíjar: 2 de aceite y 4 de Harina. Molinos de Manolito, de Luis, el de El Marqués de

 Villamena, el de Josefica, el de Mochón y el de Las Palmeras.

Cónchar; 1 de aceite y 2 de Harina

Nigüelas: 2 de aceite y 5 de harina. Molinos de Lorenzo, Los Bizcos, Canario, Molino Alto y Almazara Laerillas

Albuñuelas: 3 de aceite y 3 de harina. El molino de abajo y el de Los Úbedas, el de Fajardo, el de Francisco del Castillo, de Las Fondas, de Pepito Fernandez.

Acequias: el del Sevillano, el de El Olivón, y el de Las Alberquillas.

Mondújar: 2 molinos de aceite. Molino de Mondújar

Beznar: 4 de aceite y uno de harina. Fábrica de aceite del Marqués de Mondéjar

Chite: Molino de Los Aguilera, Fábrica de aceite, Molino de la Inquisición y Molino Romano.

Talará: Molino de Alejandro Tapia, Fábrica de harina, Fábrica de aceite y el Molino del Marqués.

Murchas: 2 de aceite y uno de harina: Molino de aceite de Los Aponte Sanchez, Molino de Lojuela y Fábrica de harina.

Pinos del Valle: 6 molinos de aceite y 3 harineros, Molino de Zazas,

Ízbor: uno de aceite y uno de harina.

Melegís: dos de aceite y uno de harina.

Restábal:  2 molinos de aceite y 2 de harina.

Tablate: 2 molinos de aceite.

Total 77 molinos entre los de harina y aceite en todo el Valle de Lecrín

 

Si quieres visitar el Valle de Lecrín para connocer estos maravillosos rincones, tenemos un amplia variedad de  alojamientos  casas rurales preciosas y hoteles  para elegir,  para comer hay diferentes restaurantes para escoger, y si lo que buscas es algo diferente  nuestras empresas de turismo activo, te ofrecen toda clase de actividades y sensaciones



IR AL BLOG