Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

El pueblo de Restábal a traves de mis ojos



24 de Abril de 2019


Hay muchas razones por las cuales escogimos Restábal para nuestra casa rural. Su situación es casi inmejorable, ¡cerca de todo y lejos de todo lo demás! El pueblo se agarra a los pies del cerro de los Canjorros, junto a la confluencia de los ríos Saleres y Dúrcal, rodeado de bellos paisajes. Las vistas sobre el embalse de Beznar, el Valle de Lecrín y Sierra Nevada seducen al visitante.

 

Los restabeños y restabeñas, unos 480 almas, son gente hospitalaria y trabajador, dotando a su pueblo de un ambiente amable, receptivo a los forasteros.
Restábal tiene unos interesantes monumentos, su iglesia dedicada a San Cristóbal, su antigua Lonja de pescado y los restos de una fortaleza árabe en las afueras del pueblo. Barrios altos y bajos se cruzan por el Camino Real de Granada a la costa, una vía que antaño traía riquezas a la comarca. Como en muchos pueblos del Valle, podéis ver casas blasonadas, antes pertenecientes a mercantes y nobles de Granada.

 

La historia del Valle de Lecrin esta muy ligada a su pasado árabe, como toda la provincia de Granada, y ir en busca del castillo de Restábal es una pequeña aventura. Escondido en una colina por encima del pueblo, encontrar las ruinas del castillo es todo un reto. Llegar arriba con unas vistas increíbles sobre el valle y Restábal, imaginar los antiguos moradores de estos viejos muros, nos hace sentir que hemos conquistado el castillo nosotros mismos. Desgraciadamente hoy solo quedan algunos trozos de muros y baluartes pero el aljibe esta aun bastante intacto, merece la pena solo para ver esto y el lugar en si.
¿Como encontrar lo? Lo tenemos todo previsto, la ruta esta descrita en la casa.


Paz y tranquilidad o turismo activo…. la elección es vuestra. La ruta de senderismo de Gran Recorrido GR-7/E-4 pasa por el pueblo mismo pero ademas de este hay innumerables senderos para el disfrute de los aficionados al aire libre. No perderse la Ruta del Azahar  recién homologada y señalizad por la Federación Andaluza de Montañismo.

¿Y para comer? Hay 2 supermercados, dos bares y dos restaurantes donde podréis probar los ricos platos típicos del Valle de Lecrín. Ademas hay un estanco y una farmacia.
Si vais al pueblo, me decís si encontráis alguna razón mas por haber escogido Restábal…estoy segura que las habrá!

 

Esta fuente se encuentra al final de la calle donde se sitúa Casa Tagomago. De construcción moderna, de su surtidor sale un agua fresco y cristalino. Aun hoy algunas mujeres del pueblo bajan aquí a llenar sus botellas para llevar el agua a casa para beber y cocinar. Me maravillo a verlas, cargadas con hasta 6 botellas de litro y medio cada una, subiendo la cuesta. Las pregunto si el agua es mejor que el del grifo, dicen que es parecido pero que “algo tienen que hacer”! Las costumbres no se pierdan con facilidad. ¡cuanto me alegro!

Fotos y relato de Susan de Casa Tagomago en Turismo Valle de Lecrín 

 

 



IR AL BLOG