Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

Turismo Slow VS inmediatez



29 de Diciembre de 2020


Turismo Slow VS inmediatez 

Movimiento Slow para contrarrestar la inmediatez de la demanda actual

 

Bancal del Valle @JFOG para la asociación de Turismo del Valle de Lecrín | 29.12.20

 

 

Viajando no hay nada escrito. Existen desde las opciones más clásicas de turismo de sol y  playa, o montaña, hasta las preferencias más variopintas e innovadoras que suman adeptos como son los fans del turismo de aventura o sostenible.

De todas las opciones para viajar nace en las últimas décadas una modalidad nueva que suma cada vez más viajeros: el Slow Tourism o turismo lento. ¿Conoces cuál es la filosofía de esta nueva tendencia? Descubre las principales características de la modalidad de turismo más consciente y conoce las claves para que tú también puedas unirte. 

 

El «Slow Movement» (o movimiento lento) es una filosofía que llega en la década de los 80 con una norma básica: tener una vida plena dentro de las sociedades desarrolladas. Una línea que apuesta por volver a disfrutar el gusto por vivir de forma tranquila y que busca disfrutar de la riqueza, la diversidad y de los placeres que la vida nos regala, empleando nuestro tiempo con total conciencia. 

Como resultado de la buena aceptación en muchos aspectos de nuestra vida, nacen movimientos relacionados  como: Slow Food, el Slow Travel, slow life… y la lista continúa. Todos con un mismo objetivo en común: el uso racional del tiempo y gozar de forma tranquila de cualquier experiencia.

Nuestra sociedad nos hace vivir sumergidos en la «cultura de la inmediatez», deseando obtener resultados instantáneos, donde nada puede esperar y la paciencia por un beneficio a medio o largo plazo es inadmisible. Buscamos la satisfacción casi antes de haberla deseado.

Pasamos los días «pegados al móvil», debemos dar respuestas inmediatas a un e-mail durante el fin de semana y el Whatsapp suena a las 2 de la mañana.

Como respuesta contraria a este estilo de vida nacen corrientes que hacen hincapié en la necesidad de emplear tiempo para la contemplación, del disfrute de las emociones. «Slow movement» reivindica recuperar el control del tiempo otorgando preferencia a las acciones que facilitan el desarrollo personal. No es opuesta al uso de las tecnologías que ayudan a ahorrar tiempo, sino que insiste en la necesidad de tomar el tiempo suficiente para cada momento y cosa, de forma que logren ser disfrutadas. Aunque parezca lo contrario, la filosofía slow aboga por la actividad, no por la pasividad, apostando por ser selectivos y conscientes de en qué empleamos nuestro tiempo. La velocidad como culto se está arraigando en nuestra sociedad y sin ser conscientes, incluso el divertimento lo estamos sometiendo al agobio de la inmediatez.

Hoy día, se viaja porque lo importante es acumular «likes» y fotos como sellos en el pasaporte. Pernoctaciones rápidas en las que se visitan las ciudades sin pararse a contemplar el entorno, a empaparse de la esencia del lugar, visitando los puntos de interés que nos indique el post de «las 10 cosas que visitar en…», sin inmersión posible en el contexto.

Si deseas dar tus primeros pasos dentro de la filosofía slow, anímate a pasar unos días en en la comarca del Valle de de Lecrín y descubre todos sus rincones, su gastronomía, actividades y todo lo que puede ofrecerte este enclave único.

El turismo rural es una de las opciones con las que mejor se puede practicar esta filosofía. Visita nuestra web de Turismo del Valle de Lecrín o contacta con nuestro colaboradores bancalvalle@gmail.com / lovalecrin@gmail.com / si tienes cualquier duda.

 



IR AL BLOG