Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

Río Dúrcal



8 de Octubre de 2020


Uno de los principales recursos turísticos de Dúrcal y del Valle de Lecrín, es el río Dúrcal.

Es un río que se alimenta de las nieves y aguas de Sierra Nevada, en la vertiente de la Sierra de Dúrcal, que va desde el Pico del Caballo (3,011 m de altitud) al Tozal del Cartujo (3,151 m).

Nace en la laguna del Carnero (2,700 m) y tras hacer un descenso de 2,000 m por la Sierra de Dúrcal metido entre montañas con varios saltos de agua y pendientes pronunciadas, llega a la vega de Dúrcal para formar un cauce con poco desnivel, de unos 60m de profundidad y unos 200m de ancho; después continúa por Conchar, Melegís, Restabal, Beznar, Pinos e Izbor; desemboca en el Guadalfeo, para terminar en el Mediterráneo.

Toda esta zona de la Sierra de Dúrcal situada entre la acequia de Los Hechos por arriba y la Magara por abajo, está llena de cortijos y pequeñas fincas que antiguamente se labraban y daban trabajo a medio pueblo de Dúrcal. Hoy se utilizan como zonas recreativas y tienen un gran encanto, pues hay mucha vegetación, nacimientos de agua y sobre todo, silencio, tranquilidad y espacios para pequeños cultivos. Es de reseñar, que las noches son maravillosas, al no tener contaminación lumínica. Es uno de los cielos más oscuros, con los luceros más brillantes para hacer avistamiento de estrellas.

 

El río Dúrcal en su tramo más alto, abastece de agua a la dehesa y Sierra de Dúrcal, a la Magara, así como a la acequia de los Hechos, que a su vez surte a la central eléctrica de Nigüelas; al canal de Sevillana, que le lleva el agua a la central eléctrica de Dúrcal; a continuación entra en una estrecha garganta de unos 7 km. de largo, entre montañas: los Alayos, la Buitrera, la Chaja y las estribaciones de El manar.

En este tramo, hay 5 espectaculares saltos de agua; tres de ellos son de difícil acceso, pues se necesitan arneses, equipos de escalada y experiencia de escalador, para llegar a estos tres más altos: Salto del Tigre, Salto de los Poyos y salto del Triplete.

Sí es fácil de llegar, entrando por el instituto de Dúrcal o por el mismo río, a los saltos más bajos que son el Canal de Fuga y Los Bolos o las Tres chinas.

 

Una vez sale de esta cerrada, en la que ha descendido 1,900 m, ya continúa con un discurrir más suave pero mucho más frondoso, por el cauce más conocido y transitado, de unos 7Km De largo en el que alimenta las diferentes acequias: la del Trance alto, la de Marchena, la de Cozvíjar y la de Márgena en Dúrcal.

Se sitúan en este tramo, los 5 puentes emblemáticos de Dúrcal:  Puente romano, Puente de Isabel de II o de piedra, Puente del tranvía o Puente de Lata,  construido para que pasara el nostálgico Tranvía de Dúrcal; puente nuevo de N-323 o de hormigón y puente de la autovía.

 

También existen varios puentecitos, de madera, hechos a lo largo del río, para poder recorrer este tramo tan frondoso, con una gran cantidad de árboles, vegetación y áreas recreativas en todo el cauce.

Así mismo podemos apreciar diferentes molinos antiguos, algunos restaurados: Molino de Bio-Dúrcal, Restaurante y alojamiento rural; El Molino de Lecrín, que actualmente es una granja escuela; en el camino de Las Fuentes, encontraremos tres, el primero junto al puente romano, el segundo antigua escuela de hostelería, hoy en ruinas y el más alto, cerca de las Fuentes de Dúrcal, el molino Alto.

En el límite con Cozvijar, hay una antigua central eléctrica en ruinas, que aprovechaba el agua que viene por el camino de los Molinos desde la Laguna de Padul.

Ya casi al final del término de Dúrcal, encontraremos los nacimientos de aguas minero-medicinales de los Baños de Urquizas y Bacamía así como las cuevas de los Riscos.

A lo largo de todo su recorrido, hay numerosos nacimientos de agua, siendo de los más conocidos el Pilar del mono, situado en la antigua N-323, junto al puente de Isabel II.

 

Hay varias rutas que parten desde Dúrcal, hacia su río para conocerlo y apreciarlo:

La ruta de los baños de Urquizas y el arroyo del Alcázar

La ruta de Nico Molina

Un tramo de la Ruta de Boabdil

La ruta de Los bolos

La ruta de la Esperanza

La ruta de la Acequia de Los Hechos

 

 

Si quieres visitar el Valle de Lecrín para connocer estos maravillosos rincones, tenemos un amplia variedad de  alojamientos  casas rurales preciosas y hoteles  para elegir,  para comer hay diferentes restaurantes para escoger, y si lo que buscas es algo diferente  nuestras empresas de turismo activo, te ofrecen toda clase de actividades y sensaciones



IR AL BLOG