Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

Lonja de Restábal



28 de Noviembre de 2017


Cuenta la leyenda que esta antigua lonja fue testigo de una historia de amor entre uno de los comerciantes que paraba en Restábal para vender pescado, y una preciosa muchacha del pueblo.

Una mañana, Miguel se encontraba vendiendo su pescado en la Lonja cuando de repente sus ojos se cruzaron con los de Rocío. El muchacho era un joven fuerte y apuesto, y ella tenía unos ojos azules que brillaban profundamente. Los jóvenes se enamoraron nada más verse, pero quiso el destino que su historia de amor no durase mucho tiempo.

Rocío era hija de uno de los señores de la villa y vivía cómodamente en una bonita casa blasonada. La joven estaba en el pueblo por recomendación de los médicos, debido a una rara enfermedad que padecía. El aire puro y la frescura de la zona le hacía bien a su salud.

Su padre no veía con buenos ojos su romance y la pareja se reunía a escondidas bajo el algarrobo milenario situado a las afueras de Restábal. Un día, el ama de la muchacha intuyendo que algo pasaba, descubrió a los amantes y decidió contárselo a su señor. Al enterarse el padre de la muchacha de los encuentros del pescadero y su hija en aquel lugar, le tendió una trampa al joven. Ordenó a su mayordomo que le diese un susto al muchacho. El escarmiento se le fue de las manos y el enamorado acabó muriendo, derramando su sangre en el lugar.

Tras conocer la noticia, se partió el corazón de Rocío y empeoró gravemente su enfermedad. Una tarde de septiembre, cuando la muchacha se encontraba leyendo en su jardín, una sombra apareció interrumpiendo su sufrimiento. Ella al verla sonrió y desapareció misteriosamente. Al no encontrar a la joven, su ama fue a buscarla al algarrobo acompañada del capataz que había dado muerte al amante. A la mañana siguiente, un vecino del pueblo descubrió al ama y el mayordomo ahorcados junto al milenario árbol, colgados de una gruesa raíz.

Muchos aseguran que se oyen de vez en cuando susurros de amor junto al milenario árbol. ¿Seguirán las almas de los dos enamorados encontrándose en el viejo algarrobo?

 

Si quieres visitar el Valle de Lecrín para conocer estos maravillosos rincones, tenemos un amplia variedad de alojamientos, casas rurales preciosas y hoteles para elegir; para comer hay diferentes restaurantes para escoger, y si lo que buscas es algo diferente  nuestras empresas de turismo activo, te ofrecen toda clase de actividades y sensaciones.Somos la Asociación de Turismo Rural del Valle de Lecrín. www.turismovalledelecrin.com

editor

 



IR AL BLOG