Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

El tranvía de Dúrcal



28 de Noviembre de 2016


 

El tranvía de Dúrcal y el Puente de Lata.

 

 

El tranvía, ese romántico medio de transporte que un día fue necesario para el crecimiento y desarrollo de muchos lugares en España y que otro día se dejó de utilizar por anticuado y poco o nada rentable, actualmente, se vuelve a retomar como “ Vias Verdes “ para el transporte de pasajeros en las ciudades.

 

 

 

 

Allá por 1922, la Compañía de Tranvías Eléctricos de Granada, decide comenzar una nueva línea desde Granada hasta Dúrcal, pasando por Armilla, Alhendín, Otura y Padul, uniendo así el Valle de lecrín con la capital y sirviendo de medio de desarrollo de la comarca.

 

 

 

Llegaría a Dúrcal en 1924, tras la construcción del Puente de Lata, de 199 metros  de longitud y 51 m. de altura, para atravesar el cauce del río Dúrcal. Estaría en circulación hasta 1976, pues tardaba una hora en hacer el trayecto y para entonces ya había un autobús que hacía el recorrido en la mitad de tiempo.

 

 

 

En 1927 se construiría el teleférico más largo de Europa (38 Km.) entre Dúrcal y Motril, para dar paso a los productos del Valle hacia la costa, a la caña de azúcar, desde Motril a Granada y al mineral de Sierra Lújar. Para ello, se construyó en Dúrcal una estación de intercambio de mercancías entre el tranvía y el teleférico: El Cable. Estuvo en funcionamiento hasta 1958 en que, debido a los costes de mantenimiento y a los numerosos robos de mercancías, se cerró.

 

 

 

El Puente de Lata, estuvo anteriormente situado en Gor, con mayor longitud,  pero debido a que, por un problema de cimentación, los pasajeros se tenían que bajar antes del puente, pasarlo andando y volver a subir después en el tranvía, éste, se desmontó y se volvió a colocar en Dúrcal, más corto pero con más altura en su vano central.  Diseñado por un discípulo de Eiffel, se construyó sin soldaduras, con perfiles pegados con roblones, igual que la famosa Torre Eiffel.

 

 

Si quieres visitar el Valle de Lecrín para conocer estos maravillosos rincones, tenemos un amplia variedad de alojamientos, casas rurales preciosas y hoteles para elegir; para comer hay diferentes restaurantes para escoger, y si lo que buscas es algo diferente  nuestras empresas de turismo activo, te ofrecen toda clase de actividades y sensaciones.Somos la Asociación de Turismo Rural del Valle de Lecrín. www.turismovalledelecrin.com

editor

 



IR AL BLOG