Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

3 Días saboreando el Valle de Lecrín



1 de Octubre de 2020


3 días degustando y saboreando la gastronomía más típica y exquisita del Valle de Lecrín

¡Bienvenidos al Valle de la Alegría!

Descubrir el Valle de Lecrín es pasear por sus más bellos entornos naturales, apreciar su frescura, su verdor, sus aromas a azahar, a romero o a jazmín. Es sentir el sol acariciando tu piel y percibir los aromas que se desprenden de las cocinas de las casas de estos 18 pueblos de la comarca.

Inevitablemente, visitar el Valle de Lecrín es estimular todos nuestros sentidos.

Dicen que visitar el Valle de la Alegría da hambre.

Y afortunadamente en esta comarca puedes disfrutar de una interesante oferta gastronómica que te permitirá saciar tu apetito y te reconfortará la satisfacción de alimentarte con productos locales y de calidad.

La gastronomía de un pueblo se forja a golpe de tiempo, de culturas que pasan a través de él y de mucho trabajo.

Y hace años en el Valle se gestó una mezcla de culturas que hizo que las recetas locales se llenaran de aromas de especias o las más típicas hierbas del campo y los cítricos como limones, naranjas o mandarinas se convirtieron en ingredientes esenciales de las cocinas del valle. 

Las carnes se crecieron con aromas dulces de dátiles, ciruelas, frutos secos, encurtidos, salazones, salsas especiadas y complejas. Todo un mundo de aromas y sabores deliciosos.

Se dice del Valle que tiene sabor mozárabe. ¿Te atreves a  degustarlo?

Te invitamos a recorrer el valle en 3 días a través de su gastronomía.

Primer día te invitamos a visitar lo municipios de Padul y Dúrcal.

Antes de comenzar cualquier ruta tienes que prepararte, evidentemente, comenzamos con un buen desayuno.

Te invitamos al Hostal Rural Padul - Bar Isiuw, para que pruebes una receta ancestral: los huevos fritos con espichás.

Las espichás son sardinas en salazón, en este caso fritas en AOVE, una explosión de sabor en boca y una fuente importante de omega 3.

Si, si este es el desayuno que hace muchos años tomaban en el pueblo y que a día de hoy se ha convertido en el típico desayuno paduleño.

Sigue el recorrido gastronómico tomándote un aperitivo en el Hostal-restaurante El Zahor (Dúrcal), aquí podrás tapear divinamente con las tapas más típicas de la zona.

Para la hora del almuerzo te recomendamos desplazarte hasta Casa de Sol (Padul), un restaurante privado que funciona mediante reserva previa.

De este establecimiento destacan sus productos ecológicos, de temporada, de excelente calidad y km 0, con elaboraciones sencillas. La pasión de su chef, María Pimientos, es alimentar al personal, dando como resultado un enorme placer gastronómico.

El menú será diferente en cada ocasión, fruto del consenso entre el mercado, el comensal y la chef. Un lugar en el que disfrutar íntimamente de un concepto divertido de la comida.

Si preferís algo más tradicional, te recomiendamos el Restaurante El Cruce (Padul). Este es un negocio familiar en el que cada día puedes disfrutar de un menú diferente, siempre de la mano de la jefa María Romero. Saborea, siente y recuerda los platos de toda la vida como los cocidos, las cazuelas o lentejas. Además, en ocasiones, también podrás degustar otros platos como ciervo en salsa, codillo, careta y algunas delicias más. También son muy recomendables sus tapas, buenas y abundantes.

Para cenar, os invitamos al Molino de Bio-Dúrcal. Un lugar donde converge el encanto del entorno con la calidad de su comida. Disfruta del frescor de la cercanía al río Dúrcal, el olor de sus huertas de cultivo ecológico y la naturaleza que lo envuelve. Cocina tradicional con los toques mozárabes más típicos del Valle.

El segundo día la ruta que te proponemos discurre por los municipios de Nigüelas, El Pinar y  El Valle.

Comienza tu segundo día en el Valle de Lecrín desayunando en La Alquería de los Lentos (Nigüelas). En este establecimiento podrás degustar un plácido y suculento desayuno con un toque de tradición y un toque internacional.

Su chef, Jeff Gorman, elabora y cocina con lo más deliciosos panes, aceites, frutas y otros productos de la zona.

Todo ello en un entorno que nos relata el pasado del Valle, una antigua alquería con su propio molino restaurado.

Para el aperitivo, o si lo prefieres para una refrescante copa después del almuerzo, te recomendamos la terraza Sin Cobertura (Pinos del Valle). 

Un bonito local en plena naturaleza, rodeado de pinos y junto al bello pantano de Beznar. Este lugar es ideal para degustar una copa de buen whisky y desconectar del mundanal ruido.

Siguiendo la ruta gastronómica te recomendamos ir a Los Naranjos (Melegís), una de las visitas casi obligadas en el Valle.

El restaurante Los Naranjos es uno de esos lugares que, como los buenos vinos, se superan con la edad y la experiencia. Su cocina es tradicional y a la vez fresca, elaborada por las manos de su chef, Jose Manuel Vallejo. El típico remojón del Valle es uno de los muchos platos rescatados de la época mozárabe, así como la sopa de panecillos, el cocido de cardos e hinojos o el picantón asado.

Además de la exquisitez y calidad de sus platos, el paisaje desde su terraza exterior muestra unas panorámicas del Valle en su esplendor más cítrico.

Una vez llegaba la hora de la cena te recomendamos el Restaurante La Tasca (Nigüelas).

 Otro de los maravilloso restaurantes del valle con espectaculares vistas al río Torrente y a Sierra Nevada.

Su cocina es una combinación rústica e internacional y entre sus platos estrella están la pizza napolitana y unas estupendas carnes en horno de leña.

 

Durante el tercer día os invitamos a saborear los municipios de Villamena y las Albuñuelas.

Para tu último día durante este recorrido gastronómico por el Valle de Lecrín te reservamos dos lugares totalmente diferentes, pero a la veza encantadores.

Uno de ellos es Las Albercas de Cónchar (Cónchar), un restaurante familiar para que degustes los platos de toda la vida.  Las expertas manos de María Angustias Morales, te ofrecerán una comida que ya es difícil encontrar, joyas gastronómicas que harán que nunca olvides tu visita a esta comarca.

La segunda propuesta se trata del Hotel Señorío de Nevada (Cozvijar). Este es una majestuosa bodega con restaurante, un lugar en el que te invitamos a degustar los más exquisitos vinos del lugar y la cocina tradicional con toques de autor.

 

Sin duda, un recorrido gastronómico para chuparse los dedos y hacer que tu paladar siempre quiera volver a degustar los sabores del Valle de Lecrín.

 

 

 

 

Si quieres visitar el Valle de Lecrín para conocer estos maravillosos rincones, tenemos un amplia variedad de alojamientos, casas rurales preciosas y hoteles para elegir,  para comer hay diferentes restaurantes para escoger, y si lo que buscas es algo diferente nuestras empresas de turismo activo, te ofrecen toda clase de actividades y sensaciones.

 



IR AL BLOG