Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Este sitio web guarda pequeños fragmentos de información (cookies) en su dispositivo con la finalidad de ofrecer un mejor contenido y para finalidades estadísticas. Usted puede desactivar el uso de cookies modificando la configuración de su navegador. Navegar por nuestro sitio web sin cambiar la configuración del navegador hace que usted nos esté autorizando a guardar esta información en su dispositivo.

Como llegamos a tener una casa con nombre de isla en el Valle de Lecrín



6 de Julio de 2017


El Valle de Lecrín con Restábal al fondo

 

En el año 2005 comenzamos una aventura largamente hablada y estudiada, la compra de una casa de vacaciones en la Península. Viviendo en Ibiza, una isla preciosa pero pequeña, durante todo el año teníamos muy claro que queríamos una casa cerca de una ciudad pequeña/mediana, con la costa accesible y montañas cerca. No tan difícil en España después de todo. Frutos había vivido una temporada en Santa Fe cuando tenia 10 años, a raíz de esta experiencia tenia muy buenos recuerdos de Granada. En cuanto tuve oportunidad de visitar la ciudad también caí bajo su embrujo. Cantabria o Asturias también nos atraían pero la distancia en coche desde los puertos de Valencia o de Denia hacia que no fuera una elección muy practica. Ademas, en aquel entonces, los vuelos desde Ibiza a Granada o Málaga eran mas frecuentes que a Santander, por ejemplo.

Ya decidida la provincia, tocaba escoger el lugar. La búsqueda empezó en internet en el altiplano Granadino, lugares preciosos pero un clima mucho mas extremo. Fue cuando encontramos una pagina web de casas en el Valle de Lecrín y otra dedicada a La Alpujarra que optamos por visitar la zona en marzo de 2005.

Antigua lonja en Restábal

 

Nos hospedamos en una pequeña y encantadora casa en el barrio alto de Restábal y nos enamoramos de la ubicación del valle en seguida. Sin embargo, el primer día teníamos cita para ver casas en Torvizcon y como habíamos pasado unas estupendas vacaciones en La Alpujarra en el 2003 fuimos a ver las allí y en otros pueblos. Aunque nos encanta La Alpujarra y vamos a menudo, nos dimos cuenta que, a punto de jubilarnos, una casa allí nos obligaba a coger el coche para prácticamente todo…mas aun Granada quedaba bastante mas distante. También habíamos hecho citas en Jaén, en Cazorla, pero decidimos anularlas y seguir buscando en el Valle de Lecrín. Al principio, con 4 años de vida laboral aun por delante, nos pareció una locura comprar una casa para restaurar pero rápidamente nos dimos cuenta que para tener lo que queríamos dentro de nuestro presupuesto, habría que hacer reformas. Encontramos dos casas que nos gustaron e hicimos una oferta para las dos!! No fue aceptada y volvimos a Ibiza con muchas casas vistas y con una idea muy clara – la casa debía estar en El Valle, en Saleres, Restábal o Melegís.

Saleres

 

¿Que fue lo que encontramos tan especial de los pueblos de El Valle? Lo principal fue su situación, todos cerca uno de los otros. Podríamos caminar entre ellos sin problema. Ademas están muy cerca de la autopista que une Granada y la Costa Tropical sin que se nota su presencia. Saleres es uno de mis pueblos favoritos por ser el más pequeño, situado al borde del río Santo, también conocido por río Albuñuelas que es de donde procede. En Melegís hay varias casas blasonadas y su iglesia ha sido recientemente restaurada, un pueblo donde se nota la influencia de riquezas de tiempos pasados. Restábal se encuentra entre los dos con vistas espectaculares y el encanto de las estrechas calles de los barrios bajo y alto. Por el lado practico, dispone de los servicios necesarios, no necesitaríamos coger el coche todo los días. Por ultimo, después de pasar allí un par de semanas, empezábamos a conocer algunos de los vecinos, ya nos sentíamos en casa.

Melegís

 

Quizás Restábal no es tan “arreglado” como Melegís o tan pintoresco como Saleres pero está en la confluencia de los Ríos Santo y Dúrcal con el Río Torrente uniéndose a ambos río abajo donde los tres llegan al Embalse de Beznar. Se puede bajar caminando desde la casa, a través de los naranjales hasta la orilla del lago, un paseo muy placentero. Una ubicación perfecta para nosotros.

Durante ese verano de 2005, ya de vuelta en Ibiza, a frente de nuestras dos jugueterías, pasamos muchos ratos libres navegando por internet, estudiando casas que habíamos visto y otras que no conocíamos. Hicimos una selección y en noviembre volvimos al valle para 5 días con intención de hacer la elección definitiva. Esta vez estuvimos en una casita que estaba en venta en Albuñuelas, por si acaso…pero teníamos una casa en mente que nos atraía mucho. Una casa mas grande en Restábal – llamada “Casa de las Posibilidades” por el agente inmobiliario, había que ver esas posibilidades.

Restábal

 

Cuando vimos su ubicación en el barrio bajo, las vistas que tenia y las posibilidades de hacer la casa con encanto que buscábamos – no había vuelta atrás. Comenzaba la aventura de la compra y la reforma que ya comentamos en este post:- Pequeña historia de Casa Tagomago

¿Y por que la casa tiene nombre de isla? Por su posición en alto, al borde del pueblo, que le permite dominar buena parte del Valle de Lecrín y la cara sur oeste de Sierra Nevada. Estando en ella uno tiene la sensación de estar en una isla en un mar de naranjos y limoneros! Casa Tagomago debe su nombre a una isla en la costa norte de Ibiza.

Casi doce años mas tarde, seguimos disfrutando de nuestras visitas al Valle de Lecrín y nuestra casa, contentos de poder compartir este mágico lugar con nuestros clientes quienes llegan desde muchos partes del mundo.

Publicado por Susan y Frutos

Si quieres visitar el Valle de Lecrín para conocer estos maravillosos rincones, tenemos un amplia variedad de alojamientos, casas rurales preciosas y hoteles para elegir; para comer hay diferentes restaurantes para escoger, y si lo que buscas es algo diferente  nuestras empresas de turismo activo, te ofrecen toda clase de actividades y sensaciones.Somos la Asociación de Turismo Rural del Valle de Lecrín. www.turismovalledelecrin.com

Save

editor

 



IR AL BLOG