Skip to main content

Pasado el umbral, accedemos al primer patio donde admiramos su portada renacentista, el balcón regio y el escudo nobiliario que culmina la fachada. Seguidamente entramos al palacio propiamente dicho a través de un zaguán, donde admiramos dos monumentales tinajas cerámicas embutidas en el suelo y con las firmas o anagramas de los artesanos que las realizaron. Pasamos al patio central cuadrado con columnas de mármol de sierra Elvira en estilo dórico y zapatas de madera de pino de Albuñuelas que soportan las vigas y artesonados del pasillo superior. De aquí parte la escalera regia de estilo mudéjar decorada con pequeños y antiguos azulejos realizados a mano e incrustados entre las baldosas. En el piso superior contemplamos unos magníficos bargueños tallados así como unos abanicos de colección de gran belleza. La distribución actual es la siguiente: en la planta baja, oficinas y salón social de los mayores; y en la superior, salón de plenos, alcaldía y concejalías. En el centro del patio tenemos una fuente de estilo granadino que otorga da gran musicalidad a este espacio.

De este patio pasamos al jardín de estilo francés, donde son de admirar sus magníficos arriates de bojes, los formidables magnolios, así corno los antiguos ejemplares de falsas acacias, coníferas y Júpiter centenarios, regados por el agua de sus elegantes fuentes … Existe un buen ejemplar de madroño, así como la centenaria encina de la huerta aneja.